Blogia
Turismo Jujuy

Characato, Córdoba

Characato...Characato... uno se queda suspirando su nombre y añorando este lugar después de haberlo visitado, por varias razones, en mi caso particular porque reviví mi niñez en mi estadía en este rincón precioso de las sierras cordobesas.
Degusté pancitos caseros en desayunos suculentos al lado de una cocina a leña como tenía mi abuela, al lado de ese calorcito especial alimentado a troncos de quebracho.

El silencio se hacía presente con firmeza, sólo dejando lugar a los sonidos de la naturaleza como la caída de agua de varias cascadas y acequias; el graznido de cómicos patos; el mujido de vacas; el galope de caballos, la hojarasca seca que uno pisaba, el viento que mecía sauces.

Paseamos por la Estancia El Palmar, su dique y presenciamos la yerra de muchísimas vacas, apreciando la bravía de hombres que las enlazaban, volteaban y las marcaban a hierro ardiente y luego hasta montaban algunas. Comimos un riquísimo asado al aire libre.

Avistamos cóndores.
En la mañana, bien temprano nos guiaron Consuelo y Gabriel Mansilla hasta el Mesón de El Palmar, en lo alto de las sierras. Allí, en medio de un balcón natural de piedras nos sorprendieron cóndores que se elevaban suntuosamente por una quebrada. Llegamos a ver cinco cóndores juntos planeando frente nuestro y arriba nuestro.
Nos quedamos sentados y recostados sobre piedras admirándolos. Ellos se paseaban cerca nuestro majestuosamente. Fue sin duda un privilegio estar a la altura de cóndores, nos inundó una sensación de grandeza, nobleza y asombro de ver el vuelo tan llano y simple de estas aves... tan lleno de libertad y que transmite una paz única.

Conocimos también la tierra de los "comechingones", donde estos indígenas vivieron. Visitamos algunas de sus casas de piedra: rocas enormes y pircadas a la entrada, también apreciamos muchos morteros que hicieron en las grandes piedras del lugar.

Anduvimos a caballo disfrutando de tanto espacio, de tanto campo.

Nos alojamos en el Hotel Río Characato, donde la hospitalidad y la cordialidad de Consuelo, su gerente, es gratificante.
Los datos de este hospedaje son:
Characato, a 35 km de La Falda, Córdoba, Argentina.
Mail: info@riocharacatohotel.com.ar
Tel: 03548 - 423906
Web: http://www.riocharacatohotel.com.ar

Es una verdad el slogan de este hotel: "Vacacioná donde quieras, descansá en Characato".

Es un descanso del alma.

Las siguientes son algunas de las tantas fotos que tomamos en Characato, Córdoba:

bcondor
Avistaje de cóndores

bcascada
Una de las cascadas cerca del Hotel

bcasacomechingones
Casa de comechingones

byerra
Yerra en Estancia El Palmar

bacaballo
Cabalgando en Characato


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

guillermo -

te mando otro
http://hotelriocharacato.blogia.com/

Vero -

Walter: Tu Córdoba tiene unas sierras preciosas y un sol de otoño tibio que acaricia y deja un lindo colorcito en la piel.
Te permitiste unos días de sosiego en un lugar que bien elegiste para ello: Characato.

WALTER -

CHARACATO CAPITAL DEL SILENCIO, NO ES UN SLOGAN CASUAL.
UN BELLO Y DULCE SILENCIO QUE ACUNA SENTIMIENTOS, QUE PERMITE ENCONTRARSE CON LO MÁS ÍNTIMO DE UNO MISMO.
EXCELENTE OPORTUNIDAD DE DEJAR AL COSTADO EL LASTRE DE LA RUTINA DIARIA Y QUERERSE DAR EL SOSIEGO QUE BUSCAMOS EN TANTAS COSAS Y TANTAS VECES...
CHARACATO, EN MÍ CÓRDOBA, UN LUGAR DE ENSUEÑO PARA LA MENTE Y EL ALMA.-
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres